¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLÍTICA DE COOKIES

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo. www.reconciliare.es usa cookies para su funcionamiento interno y para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Para conocer más información sobre las cookies consulte el siguiente enlace.

www.reconciliare.es hace uso de tres tipos de cookies:

  • Cookies técnicas: Son estrictamente necesarias para el funcionamiento de este sitio web y se utilizan fundamentalmente para almacenar los datos de sesión del usuario.
  • Cookies analíticas: Solo se utilizan con fines estadísticos, de forma que se pueda analizar el comportamiento del usuario de forma anónima.
  • Cookies sociales: Son las usadas por las redes sociales como Facebook o Twitter al integrar sus widgets como los botones de "Me Gusta".

DESACTIVACIÓN DE COOKIES

El usuario podrá, en cualquier momento, elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web mediante:

La configuración del navegador, por ejemplo:

Otras herramientas de terceros, disponibles on line, que permiten a los usuarios detectar las cookies en cada sitio web que visita y gestionar su desactivación (por ejemplo, Ghostery: http://www.ghostery.com/privacy-statement, http://www.ghostery.com/faq).

ACTUALIZACIONES Y CAMBIOS EN LA POLÍTICA DE COOKIES

LA FUNDACIÓN LAS EDADES DEL HOMBRE puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos. Por ello, se aconseja a los usuarios que la visiten periódicamente. Cuando se produzcan cambios significativos en esta política de cookies, se comunicarán a los usuarios bien mediante la web o a través de correo electrónico a los usuarios registrados.

EL CARTEL

 

Posiblemente son los ojos, la sonrisa y las manos quien más dice de una persona, quien mejor expresa los sentimientos.
La imagen del cartel, creada por Eduardo Palacios, es la de un hombre que tiende su mano. Una mano abierta que puede hablarnos de ayuda, acogida o reconciliación.
Una imagen fuerte en colores al tiempo que reconciliadora en formas que se avanzan hacia su imaginario interlocutor como inicio de lo que podrá ser más tarde un abrazo, como el expresado por Rembrandt cuando interpreta la parábola del hijo pródigo.

EL RELATO

 

Durante la restauración de las yeserías mudéjares que adornan los enterramientos existentes en el presbiterio de la Iglesia de san Esteban, en Cuéllar, se descubrieron unas bulas en la tumba perteneciente a Isabel de Zuazo, señora importante de la época, pero sobre todo mujer piadosa y temerosa de Dios. El referido hallazgo llevó tanto a los párrocos como a las autoridades civiles de Cuéllar e, incluso, a la delegación Diocesana de Patrimonio de Segovia, a proponer el tema de la Reconciliación como elemento guía de esta edición. Aunque desde la Fundación se barajaron otros temas, finalmente optamos por la sugerencia ofrecida pero con un matiz que para nosotros es importante, poner el acento en la necesidad que el mundo tiene de reconciliación, es decir, RECONCILIARE en latín (infinitivo presente del verbo reconcilio), en castellano: RECONCILIAR. A pesar de que en el trasfondo histórico esté el hecho del hallazgo de las bulas (para después de la muerte) en la tumba de Isabel de Zuazo, quien las guardaba cerca de su corazón hasta el momento de ser descubiertas, hecho indicativo del deseo que esta mujer tenía de poner toda su vida, después de la muerte, ante Dios buscando de Él su reconciliación. Lo que definitivamente nos anima a elegir este tema es pensar que podría ser una buena consecuencia al año jubilar de la MISERICORDIA, impulsado por el papa Francisco, que se termina de cerrar, y de un modo especial queremos representar plásticamente la necesidad que nuestro mundo tiene de reconciliación. Esta nueva edición quiere ser, por tanto, una presentación con mirada positiva (la misericordia de Dios es más grande que nuestro pecado). Pero también realista (no podemos ocultar el mal, la división, el odio existentes). Se juega, pues, con esta doble realidad. Además, no queremos quedarnos en una pura visión del pasado. Por eso en el relato que se propone siempre hay una mirada al hoy de la sociedad y la persona humana, en paralelo con la historia sagrada que, mediante las obras de arte sacro que se exponen, se representa.